sábado, 8 de julio de 2017

La Economía Del Bitcoin Y Los Puntos De Fidelidad

El dinero es una convención social. Es un acuerdo. Cualquier cosa podría ser dinero: granos de cacao en Mesoamérica; los cigarrillos en las prisiones; el oro y la plata históricamente; papel con un sello del banco central. En tanto cumpla bien con dos funciones básicas: servir como medio de pago y como reserva de valor, cualquier cosa puede ser dinero. Incluso algo que no existe físicamente como los puntos que nos dan las aerolíneas y últimamente el Bitcoin y otras monedas virtuales pueden ser dinero. Mientras cumplan esos dos requisitos.
Para servir como medio de pago debe de ocurrir un acuerdo social amplio. Muchas personas deben de intercambiar los bienes y servicios que ellos tienen a cambio de ese dinero. Si una masa crítica de actores están dispuestos a aceptar ese dinero y sus denominaciones, entonces casi cualquier cosa puede ser dinero.
Pero la característica más importante del dinero es la de servir como reserva de valor. El hecho de saber que si lo guardamos no va a perder valor (y quizá lo gane). Es capturar el tiempo. Por el dinero el tiempo no pasa, no lo desgasta. Es algo fantástico: es lo único que crece con el tiempo, porque es capaz de capturarlo. Si algo es capaz de conservar valor con el tiempo, es un buen candidato a ser dinero. Y si es reserva de valor será más fácil que muchos lo acepten y funja entonces como medio de pago.
Por eso los cigarrillos y el cacao son malos como dinero: el tiempo los destruye y el valor desaparece con ellos. Por eso los metales nobles como el oro y la plata han sido buenas reservas de valor, su durabilidad les va bien. Pero algo que no existe físicamente no se destruirá nunca físicamente y será por tanto una buena reserva de valor. Si algo no existe físicamente nadie nos lo podrá robar, y no será costoso almacenarlo y custodiarlo (como es costos guardar y custodiar el oro). El dinero virtual es el mejor dinero: como no existe dura siempre, y prácticamente no cuesta almacenarlo y cuidarlo.
¿Pero cómo hacemos dinero virtual? Para que algo sea reserva de valor no sólo debe ser durable: debe ser escaso e imposible de falsificar. Si es abundante pierde su valor, y si es falsificable dejará de ser escaso. El dinero virtual debe ser como el oro: debe costar arduo sacarlo de la mina. De hecho producir el Bitcoin y otras monedas virtuales se llama “Data minning”. La oferta de dinero debe ser estable si se quiere que este sirva como reserva de valor.
Vemos el Bitcoin y los Puntos de aerolíneas. Ambas son difíciles de obtener: el Bitcoin depende de la resolución de algoritmos y los Puntos dependen de qué tanto se viaje. Ambos son difíciles de falsificar y de robar. Hay una diferencia: los Puntos de las aerolíneas dependen de que las compañías aéreas no quiebren (y eso pasa con demasiada frecuencia). Si usted está atesorando kilómetros en sus programas de lealtad podrá usarlos para viajar, quedarse en hoteles, comprar electrónicos o ropa en los comercios afiliados (¡sin pagar impuestos por el ingreso!), pero si la aerolínea con quien acumula los puntos quiebra, sus preciosos kilómetros serán menos que polvo en los anaqueles. Es un riesgo del emisor del dinero.
Bitcoin y otras monedas virtuales no tiene el problema que tienen nuestros Puntos de pues no son emitidos por compañía alguna. Bitcoin es como el oro: producirlo es arduo y complicado y cualquiera que se encuentre oro tirado en el piso tiene dinero en sus manos. Es dinero que no fue emitido por nadie: ni por un banco central ni por ninguna compañía, y por tanto no tiene riesgo del emisor. Su fuente no quebrará nunca porque no existe: es como el oro, la tierra no corre riesgo de quebrar.
Y es allí donde Bitcoin y sus congéneres tienen su límite. Supongamos que el mundo se hace hipster y todas las monedas desaparecen y acordamos quedarnos con Bitcoin como moneda: la consecuencia económica de hacerlo sería regresar al patrón oro. Y la historia nos muestra qué ocurre con ese modelo económico en donde la oferta de dinero es cuasi fija como el oro: su ajuste es vía cantidades porque los precios son casi fijos, y son proclives al desempleo y la recesión.
A las economías modernas les costó mucho trabajo emigrar del patrón oro al dinero fiduciario actual, así que un mundo en donde Bitcoin sea la moneda global es un regreso al patrón oro. Tal economía sería un suicidio. Un retroceso brutal a los precios fijos y cantidades flexibles.
Cuando el oro sueña, sueña con ser Bitcoin: etéreo e invisible, es pura alma inexistente. Pero si Bitcoin no podrá ser dinero de manera general como ya no lo es el oro, entonces será lo que si es el oro: una materia prima valiosa. Una reserva de valor peculiar, una mercancía cuyo precio se rige por la oferta y la demanda.

Bicoin será una materia prima, una commodity peculiar. Contrario al oro, el cual pudo ser medio de intercambio porque es buena reserva de valor, Bitcoin es reserva de valor porque ha sido aceptada como medio de cambio. Todas las commodities tienen valor intrínseco, sirven para algo además de ser valiosas. Bitcoin, la moneda de los Geeks, solo vale en tanto medio de pago, no nos sirve para hacer joyas ni taparnos las muelas. Y si es una commodity tendrá su ciclo: se disparará y se colapsará.

No hay comentarios: