miércoles, 21 de octubre de 2009

¡Al cabo es que ni quería ser banquero!

No es que me hayan corrido de Dexia, la verdad es que como vi que a los banqueros les iban a cortar los bonos, mejor me fui del banco, así no dan ni ganas de levantarse a trabajar.

El colmo del comunismo es esta historia que ustedes pueden ver aquí. ¿Cómo se atreven los gringos a recortar en 50% en promedio los salarios de los mayores banqueros de los Estados Unidos? ¡Qué delicados! ¿Nomás porque entraron a rescatar a Citigroup, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Bank of America, y Wells Fargo, así como a alguna centena de bancos pequeños y medianos se creen con el derecho ellos de fijar los bonos y contraprestaciones de los capitanes de la banca global? ¡Eso es comunismo puro, claramente un hombre de raza negra en la Casa Blanca no puede ser otra cosa que un mensaje del Apocalipsis¡


¡Qué osadía! A los 25 banqueros más ricos de los bancos que recibieron ayuda de los contribuyentes la paga les será recortada en un 90%. Eso es claramente un atentado a los incentivos que esos brillante hombres tienen en poner su talento al servicio de sus accionistas. En los últimos años su talento ha creado tanto valor que Citi, que llegó a valer 55 dólares, ahorita vale 4.50 dólares. ¿Cómo quieren que ese talento que ha hecho que Citi pase de ser el mayor banco del mundo a un zombie financiero se quede en el banco y agregue el valor que le han dado a sus felices accionistas en los últimos cinco años?

De plano así no se puede, recortar los sueldos a los grandes banqueros provocará que éstos emigren a otros lados y dejarán al sistema financiero al garete, y lo apartarán del curso estelar que la industria bancaria ha tenido en los últimos diez años.

Yo por eso miren, me dije, que estos comunistas que llegaron al poder me van a bajar mis bonos y van a recortar el pago a mi contribución a la creación de riqueza. Nanays. Primero desempleado antes que mi sueldo y compensaciones sea fijado por un burócrata.

Por eso ando aquí. Como comparo que el salario que obtendría en Citigroup o Merrill Lynch es menor que el beneficio que tengo en despertarme tarde y jugar dominó en las tardes, no he aceptado ningún empleo. No me cuenten como desempleado, soy un producto del costo de oportunidad.

Sólo hasta que el mercado permita fijar libremente los bonos, entonces regresaré a Wall Street, mientras tanto, si tienen tiempo, me verán darle de comer a las palomas en Coyoacán, ejerciendo mi opción en el mercado.

1 comentario:

Panurgo dijo...

no pos la vida no vale nada...
(aun así me debes unos tacos en "la costilla)